Conócenos mejor

Delegado Protección de Datos (DPO/DPD).

El Delegado de Protección de Datos o, en inglés, “Data Protection Officer” (DPO), es una nueva figura, especialista en derecho de Protección de Datos, que se crea al lado de las figuras del responsable y del encargado del Tratamiento de los Datos.

¿Cuáles son sus funciones?

El Delegado de Protección de Datos tiene, como mínimo, las siguientes funciones:

– Informar y asesorar a los responsables y encargados del tratamiento de datos.

– Supervisar el cumplimiento de dicha legislación y de la política de protección de datos.

– Ofrecer el asesoramiento que se le solicite para hacer la evaluación de impacto.

– Cooperar con las “autoridades de control”.

– Actuar como “punto de contacto” de las autoridades de control para cualquier consulta sobre el tratamiento de datos personales.

La importancia del Delegado de Protección de Datos

Los titulares, afectados o interesados pueden dirigirse al Delegado de Protección de Datos para todas las cuestiones relativas al tratamiento de sus datos personales y al ejercicio de sus derechos, incluidas posibles reclamaciones e indemnizaciones.

¿Quiénes deben tener un Delegado de Protección de Datos?

Están obligados a nombrar un Delegado de Protección de Datos:

  • Las Administraciones Públicas (autoridades y organismos, excepto Tribunales).
  • Empresas y otras entidades cuya actividad principal consista en el tratamiento masivo de datos personales que, por su naturaleza, alcance o fines, requieran una observación habitual, sistemática y a gran escala de sus titulares.
  • Empresas y otras entidades cuya actividad principal consista en el tratamiento a gran escala de categorías de datos personales especialmente protegidas (artículo 9) y de datos relativos a condenas e infracciones penales (artículo 10)
contacto

Formulario de contacto

WhatsApp chat